BREAKING NEWS
19 Oct
4:45

ASPU Huila llama a la unidad y a la organización en defensa de la educación superior

Facebooktwitter
Los estudiantes de la Usco marcharon de nuevo en el anochecer del pasado miércoles 17, como parte de la ola de protestas en todo el país, que pide al gobierno financiar las universidades públicas del país (Foto de Alejandro Sepúlveda).

“Organizaciones como la UNEES, FENARES, ACREES, ASPU, SINTRAUNICOL, entre otras, deben consolidar sus fuerzas y coordinar acciones ante este gran reto nacional de defender la universidad pública.”

En un comunicado de prensa emitido ayer, ASPU Huila llamó de nuevo a la unidad de todos los estamentos a fin de abocar la crisis financiera que pende sobre las universidades estatales de Colombia.

“Esta es una gran movilización nacional, de carácter plural, que no tiene color político, ni se la puede apropiar algún sector en particular, pues se trata de construir una gran unidad nacional que enfrente mancomunadamente las políticas neoliberales privatizadoras de los últimos gobiernos, ampliando el apoyo de la ciudadanía, que se ha mostrado muy receptiva a los clamores de los universitarios por una educación pública gratuita, de calidad y al servicio del interés nacional”, afirma ASPU Huila.

Este es el texto completo de la publicación:

Una masiva oleada de movilizaciones agitó calles y plazas de las principales ciudades del país el pasado 10 de octubre, protagonizadas por la comunidad universitaria de las 32 universidades públicas, con la participación de algunos rectores, estudiantes de universidades privadas, organizaciones y sectores sociales solidarios con la defensa de la educación pública, que padece una profunda crisis financiera y académica que amenaza su sobrevivencia.

Para contrarrestar las contundentes movilizaciones realizadas, las asambleas permanentes y el cese de actividades en más de 12 universidades públicas, el Gobierno anunció habilidosamente la adición de exiguos 500.000 millones de pesos, de los cuales solamente 55.000 irían a la base presupuestal y se repartirían entre 61 IES públicas. En cambio, 101.000 millones se destinarían nuevo Ser Pilo Paga, denominado línea de excelencia y méritos, y apenas 223.000 a inversión, cuya necesidad asciende a 15 billones, insistiendo además en desviar recursos de la oferta pública educativa hacia el endeudamiento de las familias colombianas.

Este 17 de octubre marchamos de nuevo por presupuesto para las universidades públicas, congelado en términos reales desde 1993, por causa de la expedición de la Ley de Educación Superior (30/92). Exigimos adición de 18.2 billones de pesos de la deuda histórica acumulada. Requerimos que se establezca un plan de pagos con un mecanismo estable y creciente de los 15 billones de pesos que requieren las IES (Instituciones de Educación Superior) públicas en materia de inversión. Que se cubra el déficit de funcionamiento que se calcula en 3.2 billones. La condonación de los créditos educativos y que el Gobierno deje de financiar el ICETEX quitándole recursos a las universidades públicas, especialmente el del Fondo de Financiación Contingente al Ingreso. Aumento de presupuesto para el SENA y la ESAP. Que se devuelva a la Ciencia, la Tecnología y a la investigación los más de 700.000 millones de pesos que se les ha quitado por parte del Estado.

Esta es una gran movilización nacional, de carácter plural, que no tiene color político, ni se la puede apropiar algún sector en particular, pues se trata de construir una gran unidad nacional que enfrente mancomunadamente las políticas neoliberales privatizadoras de los últimos gobiernos, ampliando el apoyo de la ciudadanía, que se ha mostrado muy receptiva a los clamores de los universitarios por una educación pública gratuita, de calidad y al servicio del interés nacional.

Esto exige la creación de una Mesa de Unidad Regional, articulada a su homóloga a nivel nacional, para que se conduzca de manera organizada, en torno a un pliego nacional unificado, este torrente de rebeldía de la juventud colombiana. Es necesario que, en tal sentido, se hermanen las diferentes organizaciones estudiantiles, profesorales y de trabajadores de este sector educativo, tal como lo hiciera la MANE en el pasado, hasta lograr derrotar las nefastas políticas educativas trazadas desde organismos internacionales como la OCDE.

Organizaciones como la UNEES, FENARES, ACREES, ASPU, SINTRAUNICOL, entre otras, deben consolidar sus fuerzas y coordinar acciones ante este gran reto nacional de defender la universidad pública. Y a ello deben sumarse todos los docentes que reclamamos mejores condiciones laborales, y los directivos que asuman una posición autónoma, sincera y consecuente con este gran propósito, dejando a un lado intereses mezquinos y deslindándose del clientelismo, la corrupción y estigmatización a dirigentes y organizaciones.

Las pírricas y tramposas propuestas del gobierno de Iván Duque, que no toman en cuenta el déficit de 2019, y los afanosos anuncios de última hora, como el supuesto billón de pesos, solo pretenden minar la gran unidad nacional por la educación que se está gestando y que no puede cesar hasta tanto se logren soluciones de fondo, contempladas en el pliego nacional unificado y que sienten las bases para darle un vuelco estructural al modelo educativo cimentado en el lucro.

Nuestro llamado es a fortalecer la unidad, organización y movilización

por la defensa de la educación pública

ASPU-HUILA. Neiva, 17 de octubre de 2018

 PLIEGO DE EXIGENCIAS

  1.  Incremento presupuestal de 1.5 billones a IES públicas.
  2. Reliquidación de las deudas con el ICETEX y Condonación.
  3. Congelamiento de matrículas en las IES privadas.
  4. Aumento del 100% del presupuesto para Colciencias.
  5. Plan de pago de la deuda histórica del Estado con las IES públicas de 18.2 billones.
  6. Mantenimiento recursos del SENA y respeto por su misión y visión.
  7. Derogación de la Ley 1911.
  8. No condicionar a las IES a realizar procesos de acreditación de alta calidad de manera obligatoria.
  9. Derogar la Ley 1710 y el Decreto 1280.
  10. Respeto y garantías para movilización. No estigmatización de los líderes. No intervención del ESMAD.
  11. Mejoramiento de condiciones laborales del profesorado.
Facebooktwitter
« »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *